Por Eliana Montoya Panche

INACAYAL es una película para ahondar en nuestra identidad y echar luz sobre un tema silenciado en los relatos oficiales. Se estreno 27 diciembre del 2012 Argentina. Con el testimonio de la gente de las COMUNIDADES TEHUELCHE MAPUCHE de la Provincia de Chubut y las reflexiones de escritores e investigadores como OSVALDO BAYER, WALTER DELRIO, MARCELO VALKO y COLECTIVO GRUPO GUÍAS (Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social) de la Universidad de La Plata.

El Colectivo GUÍAS es una organización autoconvocada de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata. Se encargan de atender los reclamos realizados por los Pueblos Originarios, de no exhibición y restitución a sus comunidades, de todos los restos humanos que forman parte de “colecciones arqueológicas”, en especial los 10.000 restos humanos que se encuentran en el Museo de La Plata. Desde el año 2006, trabajan en la identificación de estos restos para su posterior restitución.

Este trabajo surgue para terminar con su cosificación como sujeto colonizado, identificándolo como sujeto social, definiendo el verdadero carácter de su lucha de resistencia y entendiendo ésta como un conflicto entre iguales.

La difusión hace parte fundamental de grupo y han publicado y presentado cinco libros, desplegado muestras fotográficas itinerantes, dictado seminarios y conferencias en las Universidades Nacionales de Tucumán, Catamarca, Misiones, Rosario, Buenos Aires, La Plata, Comahue, Córdoba y Río Negro. Participan en numerosas jornadas, nacionales e internacionales, organizadas por diversas instituciones gubernamentales, de Derechos Humanos, de formación docente, de trabajadores universitarios, foros sociales, centros culturales, y muchas más.

Este documental relata los tiempos de la llamada “Conquista del desierto”, un grupo de caciques Patagónico dio la gran Resistencia ante el avance del huinca, entre ellos el Cacique Inacayal. Esta es la historia de Inacayal de como paso de ser un indio valiente y leal a ser un subversivo.

“Inacayal, la negación de nuestra identidad”, es un documental que narra la vida del cacique mapuche Modesto Inacayal quien fue capturado durante la campaña militar de Roca y puesto en cautiverio en el Museo de La Plata como trofeo de guerra. A través de la producción del audiovisual, sus realizadores, Myriam Angueira y Guillermo Glass, reclaman por la restitución completa de los restos humanos que aún se conservan en museos del país, como parte de una reparación histórica todavía pendiente.

El 10 de diciembre de 2014, Día Internacional de los Derechos Humanos, se realizó la restitución complementaria del Longko Inakayal y su poncho, de su mujer y de Margarita Foyel su sobrina, a la localidad de Tecka, Provincia de Chubut, junto a representantes de más de veinte comunidades del Pueblo Mapuche – Tehuelche y así se completó la restitución de los restos de Inacayal a las comunidades indígenas de Chubut.

El cacique Modesto Inacayal fue uno de los últimos líderes de los pueblos originarios patagónicos en resistir la Conquista del Desierto que, como se sabe, no fue otra cosa que un genocidio contra los indígenas impulsado por el general Julio Argentino Roca.

Una vez apresado junto a miembros de su comunidad, Inacayal sufrió varios traslados y terminó siendo confinado a la isla Martín García, donde padeció torturas y humillaciones. De allí lo rescató el perito Francisco Moreno, que lo había conocido en uno de sus viajes al sur, y pidió que lo llevaran, junto a su familia al Museo de Ciencias Naturales de La Plata, que Moreno dirigía. Una vez instalado en el museo, la familia fue obligada a trabajar en distintas áreas (desde la construcción a la limpieza), y sus miembros comenzaron a ser motivo de estudios antropológicos, mientras sus fotografías eran exhibidas como si se trataran de objetos antes que personas. Y a medida que los integrantes de la familia de Inacayal iban muriendo, sus cuerpos eran descarnados y sus esqueletos eran exhibidos en las vitrinas del museo. De modo que el cacique “convivió” muchos años con los restos de sus familiares.

El film tiene dos líneas de relato. Por un lado, el historiador Osvaldo Bayer y un grupo de investigadores cuentan los aspectos más oscuros de la versión oficial de la historia. En esta parte se reflexiona de forma didáctica accesible para cualquier público. La otra línea del relato es la comunidad Tehuelche Mapuche a la que pertenecía el cacique retratado.

Los descendientes denuncian las injusticias padecidas en el pasado pero, a la vez, sus voces sirven como un llamado de atención hacia el presente.

El film entran en escena integrantes del Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social de la Universidad de La Plata (Guias), quienes relatan la manipulación que hubo con el cuerpo de Inacayal, cuando en 1994 se procedió a trasladar sus restos desde el Museo de Ciencias Naturales de La Plata a la ciudad de Tecka, Chubut.

Según una ley nacional, los restos de aborígenes que formen parte de museos y/o colecciones deben ser puestos a disposición de los pueblos indígenas y/o comunidades de pertenencia que los reclamen. Sin embargo, Guías descubrió en 2006 que el cerebro y el cuero cabelludo del cacique permanecían en el museo; de modo que la restitución no sólo fue incompleta, sino también ilegal. Este hecho no hace otra cosa que demostrar que, aun sin vida, los miembros de los pueblos originarios fueron tratados como objetos.

Esta obra atraviesa varias temáticas que maneja la escritora Elizabeth Jelín  que debe ser analizada desde la memoria como marco social que establece una matriz grupal (en este caso la pertenencia a una comunidad indígena) como producto de interacciones múltiples.

Lo colectivo de las memorias es el entretejido de tradiciones y memorias individuales, en diálogo con otros, en estado de flujo constante, con alguna organización social  y con alguna estructura, dada por códigos culturales compartidos.

Otra temática que interpela la obra son los discursos colectivos con la memoria donde se recuerda y se rememora un pasado que establece una identidad. Se selecciona un hito, cuna memoria que se pone en relación con «otros». Estos parámetros, que implican al mismo tiempo resaltar algunos rasgos de identificación grupal (etnia) con algunos y de diferenciación con «otros» para definir los límites de la identidad, se convierten en marcos sociales para encuadrar las memorias.

Desde mi criterio esta obra debe ser vista como una producción que sirva como herramienta pedagógica desde lo audiovisual. En la medida en que cuenta una historia que no figura en los manuales escolares. Y, en ese sentido, le quita el velo de oscuridad que encerraba la historia del cacique Inacayal, proponiendo, en cambio, la recuperación de la memoria histórica, ubicando a este originario olvidado en el lugar donde siempre debió estar: el de la dignidad frente al avasallamiento de su identidad originaria.

 

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 180 user reviews.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *