Las 12 – Cartelera Abierta

En la Semana de los Derechos Humanos, desde el teatro, el cine y la televisión es posible revisar una amplia temática que remite, con muy diferentes enfoques, a la última dictadura militar, a los años previos y, sobre todo, a los posteriores con toda su carga de traumáticas secuelas.

Por Moira Soto
A través de más de tres décadas, numerosas son las obras de teatro que trataron cuestiones referidas al Proceso militar, de manera más explícita sin duda en las primeras entregas de Teatro x la Identidad. En lo que va de 2011, los espectáculos actualmente en cartel que tratan esa temática no son estrenos recientes sino que vienen de exitosas temporadas anteriores. En su tercer año, Los errores de Noé (ahora en la sala Timbre 4, los domingos a las 20) es una pieza inspirada en un plan real de Osvaldo Bayer. Narra el intento de un director teatral, al cumplirse un año del golpe del ’76, de presentar una obra que denuncie al mundo la represión y el terror que se está viviendo en la Argentina. Esa iniciativa es apoyada por un grupo de intelectuales y artistas exiliados, que están dispuestos a regresar en la fecha para sumarse a la iniciativa, participando en actos de repudio. Con dramaturgia y dirección de Yoska Lázaro.

Mi vida después –escritura escénica y dirección de Lola Arias– presenta a tres actrices y tres actores nacidos/as en los ’70 y a comienzos de los ’80 que van reconstruyendo la juventud de sus padres (del grupo, Liza Casullo es la única que rescata a la par de su papá, Nicolás Casullo, la figura de su mamá, Ana Amado). Los protagonistas apelan a diversos recursos –cartas, fotos, grabaciones, ropa usada, recuerdos–. Liza, Carla Crespo y Mariano Speratti son hijas/os de militantes políticos. En La Carpintería, los viernes a las 20.30.

Kalvkött, Carne de ternera es una conmovedora historia contada desde el exilio en Suecia, durante la dictadura, de una joven mujer que sufre la nostalgia, el choque cultural. Adaptación de cuento de Silvina Chague que figura en el libro Los Mudos, realizada por la propia autora, con sensible dirección de Corina Fiorillo y logradas actuaciones. Va en el Payró, los domingos a las 19.

En el Teatro del Pueblo, los sábados a las 22, El secuestro de Isabelita, texto y puesta de Daniel Dalmaroni, reinventa el mundo de la guerrilla urbana de los ’70 con desmitificador desenfado, animándose al humor negro para referirse a las organizaciones armadas, lejos de toda idealización. También con humor, aunque desde una mirada entrañable y una irresistible cuota de delirio, el estreno del último fin de semana de Montevideo es un futuro eterno, dramaturgia y dirección de Mariano Tenconi Blanco, evoca la ejecución del norteamericano Dan Mitrione –maestro de torturadores– a manos de dos tupamaros (uno argentino) de poca monta. En El Extranjero, sábados a las 20.30.

Mientras que en el cine Cosmos acaba de estrenarse El predio, de Jonathan Perel, polémico enfoque sobre el pasado terrible de la ESMA y su actual conversión en Centro para la Memoria, incontables son las opciones fílmicas que ofrecen el video y el DVD. “Lo primero que se me ocurre para destacar es obviamente Los rubios, de Albertina Carri”, dice Marcela Visconti, coordinadora del desarrollo del proyecto de realización de un catálogo sobre cine relacionado con la dictadura y terrorismo de estado, la transición democrática. Será una edición online en la página web de Memoria Abierta, también se editará un CDRom con el mismo material. “Y desde otro punto de vista distinto del que se ha hecho a menudo desde su estreno, La historia oficial (1985). Creo que vale la pena revisarla: pone en escena una familia de apropiadores, algo muy impactante para esa época en que mucha gente recién se estaba enterando de las atrocidades que habían sucedido durante el Proceso. Obvio que tiene cosas que no están bien, pero no se puede negar que fue una jugada fuerte. No así La noche de los lápices (1986), lamentable cómo resuelve algunos puntos. Los condenados (2009), del español Isaki Lacuesta, propone debates no saldados, cuestiones aún pendientes a través de dos ex guerrilleros que se reencuentran 30 años después en una excavación ilegal, en busca del cuerpo de un compañero desaparecido”.

Marcela Visconti recupera películas que se anticiparon implícitamente al final de la dictadura, con metáforas fuertes: “Tiempo de revancha (1981) y Los últimos días de la víctima (1982), de Adolfo Aristarain, marcaron dos hitos. Asimismo, los documentales Las tres AAA son las Tres Armas (1977), realizado por el Cine de la Base, luego de la desaparición de Raymundo Gleyzer, basado en la Carta Abierta a la Junta Militar, de Rodolfo Walsh; Papá Iván (2000), de María Inés Larroque, en primera persona, como la hija en busca del padre muerto en acción; Montoneros, una historia (1994) de Andrés Di Tella, con una protagonista de mucho relieve, ex montonera que relata sus experiencias. Y un poco más atrás en el tiempo Juan como si nada hubiera sucedido (1987), notable documental de Carlos Echeverría acerca del único desaparecido político en San Carlos de Bariloche durante la dictadura, entre el encubrimiento militar y el silencio civil”.

Otros films para ver o rever: Un muro de silencio (1993), de Lita Stantic; Buenos Aires viceversa (1999), de Alejandro Agresti; Garage Olimpo (1999), de Marco Bechis; Cordero de Dios (2008), de Lucía Cedrón; La fe del volcán (2001), de Ana Poliak; El recuento de los daños (2009), de Inés de Oliveira Cézar; Vidas privadas (2001), de Fito Páez; Potestad (2002), de César D’Angielillo, versión de la obra teatral de Tato Pavlovsky; Crónica de una fuga (2006). Y entre los recientes estrenos, la realización de Diego Lerman La mirada invisible.

Desde el 21 pasado, el canal Encuentro despliega una programación especial alusiva a la Semana de los Derechos Humanos: ayer jueves se proyectó a las 21 El caso Melincué, que repite hoy viernes a las 15. Este documental registra la investigación realizada por un grupo de alumnos de una escuela de Santa Fe, un proyecto iniciado por una profesora de Etica Ciudadana que culminó con la recuperación de la identidad de dos jóvenes militantes de los ’70: Yves Domergue y Cristina Ciacieta se habían conocido y enamorado mientras militaban y durante la dictadura pasaron a la clandestinidad. En septiembre de 1976 fueron secuestrados en Rosario y posteriormente asesinados. Sus cuerpos permanecieron como NN en el cementerio de Melincué hasta que tuvo lugar la citada investigación (este film se pasó ayer jueves por Canal 7, donde asimismo de 19 a 21 hubo una edición especial de Visión 7, en vivo desde Plaza de Mayo, registrando actividades y actos por el Día de la Memoria).

Por la señal Incaa TV se emitió ayer jueves a las 22 Historias cotidianas, documental, de Lucía Puenzo y Andrés Habegger, sobre la vida de seis hijos de desaparecidos. También por Incaa TV está previsto entre el 2 y el 10 de abril, a 29 años de la Guerra de Malvinas, un ciclo que incluye las siguientes producciones: sábado 2/5, Iluminados por el fuego (2005), de Tristán Bauer, con Gastón Pauls y José Luis Alfonso; domingo 3, La deuda interna (1998) de Miguel Pereyra, con Juan José Camero; lunes 4, Desobediencia debida (2008), de Victoria Reale; martes 5, Huellas en el viento (2008), documental sobre un grupo de ex combatientes que regresa a las islas en compañía de una periodista que registra las crónicas de los hechos y las emociones, dirigido por Sandra di Lucca; miércoles 6, Los chicos de la guerra (1984), de Bebe Kamin; jueves 7, Malvinas, 25 años de silencio (2008), documental, con declaraciones de ex combatientes, una realización de Myriam Angueira; viernes 8, Locos de la bandera (2005), de Julio Cardozo; sábado 9, No tan nuestras (2005), sobre un ex combatiente que reconstruye los días de la guerra, la resistencia en el monte Longdon y sus experiencias como prisioneros de guerra, bajo la dirección de Ramiro Longo; finalmente el domingo 10, Malvinas, viajes del Bicentenario (2010), registro de relatos de ex combatientes y familiares que visitan las islas, con dirección de Julio Cardozo.

fuente: Pagina12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *